¿QUÉ IMPORTANCIA TIENE EL ACEITE EN EL FUNCIONAMIENTO DE UNA TRANSMISIÓN AUTOMÁTICA?

 En

El aceite en una transmisión automática cumple tres funciones; como fluido hidráulico para transmisión de fuerza, como fluído térmico para conducir el calor generado por la caja hacia el radiador y como lubricante para reducir el desgaste de partes móviles.

Solo la última de las utilidades se mejora con el cambio de aceite. Si existen tirones, resbalamiento o ausencia de determinada marcha, no hay ninguna mejoría con el cambio de aceite, ya que los aditivos antifricción se degradan con el tiempo y la temperatura, pero las cualidades hidráulicas y de conducción de calor no se alteran con el uso.

Es una creencia muy común que cuando una caja automática funciona mal se puede mejorar cambiando el aceite, pero al contrario, al cambiar el aceite la falla aumenta debido a que en la mayoría de los casos el mal funcionamiento se debe a baja presión, la que empeora debido a que el aceite nuevo es menos viscoso que el usado, que debido al polvo de desgaste de discos en suspensión y a la evaporación de los solventes tiende a ser mas “grueso”.